27 may. 2011

La lucha por los Derechos Civiles: HARVEY MILK

Este político norteamericano,nacido en 1930 y asesinado en 1978, vivió siempre comprometido como defensor de los derechos civiles.

Perteneciente al partido Demócrata, su pensamiento se caracterizó por un marcado liberalismo radical. Fue el primer político en triunfar tras hacer pública su condición de homosexual antes de una elección: su discurso centrado en la lucha por la igualdad de los gays, las mujeres y otras minorías, le permitió ocupar en 1977 el cargo de Supervisor -una especie de "concejal"- en la Legislatura de San Francisco, California.  

Su abierto compromiso con las reivindicaciones de la importante comunidad gay de la ciudad, y su oposición a otorgar apoyo público a ciertos "negocios" de algunos hombres importantes, le granjearon la antipatía de los grupos más conservadores.

En 1978, a los pocos meses de haber asumido su cargo, Harvey Milk fue asesinado junto con el Alcalde de San Francisco, George Moscone. El asesino fue otro Supervisor, Dan White, que había sido suspendido por Moscone recientemente.

Después de conocerse el crimen de Milk y Moscone, la opinión pública norteamericana se vio conmovida. Se convocó y realizó en su homenaje una masiva Marcha a la Luz de las Velas hasta el Palacio Municipal, de la que participaron miles de habitantes de San Francisco, pero también de otras ciudades del país, muchos de ellos militantes comprometidos con la lucha por los derechos de las minorías. Entre los miles de asistentes se encontraba, por ejemplo, la cantante Joan Baez.

En 1985 se inauguró en la ciudad de New York la "Harvey Milk High School", escuela de enseñanza media alternativa para estudiantes gays.


24 may. 2011

La lucha por los Derechos Civiles: MARTIN LUTHER KING (Parte 2)

Tras la aprobación de las Leyes de Derechos Civiles y de Voto en 1964 y 1965, el siguiente paso de King fue dirigirse a Chicago para lanzar un programa de ayuda y rehabilitación en los barrios pobres y marginados, así como una campaña para lograr que todos tengan una vivienda digna. No obstante allí en el norte del país recibió críticas de algunos grupos radicales de jóvenes negros, que no aprobaban sus tácticas no violentas.


A pesar de todo, King llevó más allá la lucha con su decisión de abocarse a la causa pacifista, protestando por la intervención norteamericana en la Guerra de Vietnam. Esto lo llevó incluso a enfrentarse con otros líderes negros al aseverar que Estados Unidos es "el más grande proveedor de violencia en el mundo...". Su mayor objetivo fue desde entonces armar una "coalición de resistencia civil" basada en la lucha pacifista y el movimiento por los Derechos Civiles.


A pesar de sus esfuerzos, no logró el amplio consenso que esperaba por parte de la comunidad negra, ya que recibió duras críticas de organizaciones como la NAACP (Asociación Nacional para el Desarrollo de las Personas de Color), la Urban League (Liga Urbana) y de importantes líderes como Bayard Rustin o Ralph Bunche. Sin embargo esto no disminuyó el entusiasmo de King: en un discurso ante las Naciones Unidas se las arregló para seguir aguijoneando la conciencia del Gobierno y la sociedad norteamericana:


"Vengan a salvar nuestro Honor Nacional -paren el bombardeo. Vengan a salvar vidas americanas y vidas vietnamitas -paren el bombardeo. Vengan a dar un sencillo paso hacia la mesa de la Paz -paren el bombardeo. Dejen que nuestras voces suenen por toda la tierra para decir que los americanos no somos presuntuosos conquistadores -paren el bombardeo".


El apoyo vino de parte de amplios sectores de la sociedad (intelectuales, artistas, estudiantes, reformadores). Esto llevó a King a pelear una última batalla: la "Guerra contra la Pobreza". En este sentido, comenzó a demandar que se garantice un ingreso familiar mínimo para satisfacer las necesidades básicas; prometió organizar boycots a nivel nacional, y masivas campañas no violentas. 


Pensó incluso en organizar otra masiva marcha: la Marcha de la Pobreza sobre Washington, vislumbrando una movilización aún mucho más grande que en 1963. King pensaba que una demostración popular de este tipo, de intensidad nunca antes alcanzada, podría obligar al Congreso y a los partidos políticos a reconocer y aceptar las demandas de las ignoradas masas de desesperados y oprimidos americanos.


Pero entre tanto, no dudó en dar su apoyo público a una huelga de trabajadores de la Sanidad en Memphis, para llamar la atención de la Nación sobre la difícil condición de los pobres de la ciudad. La pelea era por obtener el derecho a organizarse sindicalmente, y por el pago de salarios atrasados. Aunque sabía muy bien que no podría evitar los hechos de violencia que surgirían durante la medida de fuerza, King decidió permanecer en Memphis para planificar una marcha que desafiaría incluso cualquier mandato de alguna Corte Federal.


La noche del 3 de abril de 1968 King dijo a su congregación: "Bueno, no sé qué es lo que ocurrirá ahora...pero realmente no importa...". Ya muchas veces se le había advertido sobre la posibilidad de un atentado contra su vida, pero él había sostenido en una oportunidad que poseía"ventaja sobre la mayoría de la gente", puesto que había logrado "vencer el miedo a la muerte"


Esta le llegó estando en el balcón del Lorraine Motel en Beale Street, al atardecer del 4 de abril: parado junto a Jesse Jackson y Ralph Albernathy, recibió sobre su cuello el disparo de un rifle. A las 7:05 PM fue declarado muerto en el Hospital St. Joseph.


Su muerte conmocionó al país entero y generó una ola de violencia en la mayoría de las grandes ciudades (Washington, 11 muertos, 1000 heridos, 8000 arrestos; Chicago, 9 muertos, 500 heridos, 3000 arrestos; Baltimore, 6 muertos, 900 heridos, 5800 arrestos). 


El dolor y la furia se extendió entre la comunidad negra, sobre todo porque King estuvo siempre comprometido con la no-violencia. Sin embargo, su lucha pacífica debió lastimar intereses muy importantes, como para forzar a sus enemigos a asesinarlo. De la misma forma que al Mahatma Gandhi, o a Jesús de Nazareth.


Su nacimiento (15 de enero) es celebrado como Feriado Nacional en los Estados Unidos cada tercer lunes del mes de enero.